martes, 7 de febrero de 2017

LA MATERNIDAD CON NATURALIDAD



Buenos días; 
Vaya la que ha montado Samanta con su nuevo libro sobre la maternidad, pero lo que mas me sorprende es que ahora haya tanta gente que diga que se siente o se ha sentido como ella; llevamos años leyendo, escuchando y viendo noticias, donde se hablaba de esa maternidad fuera de lo normal donde todo era maravilloso, donde las madres, y también los padres, parecían estar en un mundo paralelo al que tu vivías, esas fotos perfectas, donde padres y niños parecían vivir en plena calma y tranquilidad; y todos o casi todos los aplaudían y compartían. Se volvían locos por encontrar y publicar esa foto idílica, donde todos los platos estaban perfectamente limpios a la hora de la comida, donde las camas estaban hechas sin una mínima arruga y hasta las horas de los baños eran una delicia; a veces sentía un poco de culpa, ni mesa limpia, ni camas hechas, y a veces los baños se volvían en una autentica tortura, sobretodo si tocaba cabeza.
Reconozco que yo pocas veces me las creía, me gustaba mas las batallitas de Baballa, mucho mas reales y que me acercaban a una maternidad mas de andar por casa, mas real.

Hemos llegado a un punto tan extremo de la maternidad, que a todas partes teníamos que ir con nuestros hijos, daba igual una película de Disney que a una conferencia, allí te plantan a su bebé, que en le mejor de los casos, si llora salen de la sala; pero otros les dan un sonajero para que se entretengan, mientras tu eres incapaz de oir lo que dicen, y ni se te ocurra decirles nada, ellos que son lo máximo en maternidad, y tu un cero a la izquierda puesto que has estado horas intentando hacer encajes de bolillos para que se pueda quedar alguien con los tuyos. 

Con esto que estoy contando no quiero decir que esté de acuerdo con lo que dice Samanta, aunque reconozco que soy feliz, en mi rol de tía, los achucho cuando me apetecen y si no tengo ganas de ellos, un besito y listo, lo que quiero decir es que no se si esto de las RRSS ayuda o entorpece, a la hora de llevar una vida con naturalidad, tanto a lo que se refiere a la maternidad como a cualquier ámbito de nuestra vida.

Nos pasamos el día viendo noticias terroríficas de niños, de adultos, y una vez que accedes a ella para ver que ha pasado, resulta que no fue hace dos días, sino hace años, pero lo vuelven a poner por el morbo que eso pueda generar.

Un ejemplo claro es a la hora de ir al médico, tu vas a la consulta del médico, y te dice que tienes cansancio, se lo comentas a alguna amiga y enseguida te dice que leyó que lo que te pasaba era debido a que tomas mucha leche, que era un estudio de noseque universidad y etc etc, pero realmente está contrastado o simplemente son noticias, que van poniendo por aquí y por allá que solo hace que nos estemos volviendo poco a poco mas locos.

Pero volviendo al tema de la maternidad, creo que en el fondo todo el mundo lo lleva tal y como son en realidad, yo por ejemplo soy bastante tranquila, así que mi maternidad ha sido allí tranquila, si que es cierto que no sentí nada cuando me pusieron a mi primera hija, mas bien sentí pánico, pero poco a poco nos fuimos amoldando cada figura de la familia en el sitio que correspondía hasta encontrar el equilibrio perfecto.
Fuí tranquila, y se que lo que voy a contar no es lo correcto, pero mis hijas a partir del mes y medio dormían de un tirón de 12 a 7 de la mañana, todo el mundo me decía la suerte que tenía, yo siempre pensé que se debía a que como eramos bastantes dormilones, su padre y yo, les enchufábamos el chupete muy a menudo por la noche, y creo que las pobres se acostumbraron a no pedir comida por la noche. Me decían que las niñas tenían que dormir de lado, pero descubrí que si dormían boca a bajo, aguantaban mas horas, así que fue lo que hice.
Pocas veces llevaba la merienda para las niñas si teníamos una comida, si ese día se tomaban un pan un poco mas duro, o si en vez de una pieza de fruta y pavo, se tomaban un cola cao, pues no pasa nada.

Mi madre siempre nos dijo que tener un hijo era muy fácil, que lo difícil era educarlo, así que alguna noción tenía de lo que me esperaba. También muchas veces había oído, que un hijo no une que desune, así que nunca me quedase embarazada si tenía problemas con mi pareja, así por aquí también estaba bastante avisada.
Crecí en una familia, donde para mis padres, ellos eran lo primero, su amor entre ellos, estaba por encima de cualquier otra cosa, y creo que eso me sirvió para enfrentarnos a nuestro rol de padres. 

Siempre, o por lo menos así lo intentamos, fuimos nosotros antes, y buscar un momento para nosotros dos, sin interferencias, hemos recurrido mucho a canguros, aunque también tuvimos mucha ayuda de los abuelos.

Pero desde luego, lo que mejor me ha ido, es hacer todo con naturalidad, nunca me he leído libros sobre la maternidad, ni tampoco libros de educación, ni siquiera el libro para que aprendieran a dormir solas, pero si he escuchado mucho a mis mayores, a sus consejos, a lo mejor no lo hice bien pero creo que tampoco lo hice tan mal; creo que estoy consiguiendo las cosas que para mi son mas importantes, respeto, educación y sobretodo que sean buenas personas.

Ahora que mis hijas ya son "mayores", también diré que creo que los 30 años es la edad perfecta para ser madre, aunque a mi me hizo ir a destiempo de mis amigas y eso me llevó a tener que buscarme la vida para seguir saliendo con ellas, cuando ellas no estaban atadas a nadie; pero también me doy cuenta que yo ya casi estoy liberada, en el sentido, de que dependan de mi al 100% y ellas con cuarenta y tantos, están en plena etapa. A veces me sacan de mis casillas cuando no son capaces de llamar una canguro o de hacer mas planes, pero también reconozco que siempre hay alguna amiga como yo que se apunta a cualquier plan.
A las  madres primerizas decirles que animo, que el tiempo vuela y en cuanto se den cuenta, la cosa se relaja y pueden volver a ser ellas, si es que han dejado de serlo en algún momento.

Se me olvidaba decir una cosa, cada día, mis hijas hacen algo por pequeño que sea, que hace que yo me sienta feliz como madre, y que no me arrepienta de haberlo decidido. Aunque también hay otros días que me siento superada y tengo ganas de irme a una isla desierta. Porque si que es cierto, que el estado perfecto de una persona es estar solo, y rodearse de gente solo por placer, no por necesidad.

Ya me contareis como han sido vuestros inicios en la maternidad

Feliz Martes.


 También me puedes encontrar en Pinterest,FacebookTwitter Instagram


7 comentarios:

  1. Muy bueno Beby!! Me ha gustado muchísimo. Estoy cien por cien contigo. Enhorabuena por el artículo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado este post, Beby. ¡Un beso desde Barna!

    ResponderEliminar
  3. Muy pero que muy buena reflaxión Beby! Y después de lerte he de decir que yo también había oído muchas cosas como tu (los hijos no unen, tiempo para la pareja...) y que lo hacemos lo mejor que podemos.
    No tengo una casa ni unas hijas Pinterest. Pero somos felices y intentamos que ellas sean buenas personas. Y en casa hay desorden, gritos y peleas en determinados momentos jajaja
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  4. Que bonito, me ha encantado leerlo de principio a fin... es verdad que como somos nosotros es como les educamos. Y si queremos hacer caso de un libro que nos va a aconsejar lo contrario a nuestro instinto, al final acabaremos locos y volviendo locos a los peques...
    besos,

    ResponderEliminar
  5. La maternidad es maravillosa, y durísima! Pero ya se dabe que lo bueno no es fácil y al final te compensa con creces! La de lágrimas que he derramado yo por las noches sin dormir, el cansancio, la incapacidad para abarcar todo, las dicusiones en pareja,..... cuántos momentos difíciles, pero pienso en los buenos y me olvido de los malos. Y como bien dice tu sabia madre... lo difícil es educarlos y lo más complicado viene en la adolescencia..... peor el cansancio psiquico, que el físico! Pero a pesar de todo sigo pensando que es lo mejor de la vida.
    Un besiño enorme, me encantan tus post no pinterest, pq la vida NO ES PINTEREST!
    Ana

    ResponderEliminar
  6. Pues si! Yo pensé que era la tranquila de la casa pero en cuestión de niños y bebés me superas jaja! Lo has hecho muy bien y tienes unas niñas adorables, pero no te creas, todavía estamos empezando...

    ResponderEliminar
  7. Beby, mi madre y la tuya iguales. Y yo como tu, amigas con hijos pequeños. Me ha encantado leerte y me he sentido 100% identificada.y como dice Ana , estamos empezando

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte, espero verte de nuevo!!!