lunes, 19 de octubre de 2015

PROPOSITOS DE LA SEMANA 31 NO ME PIENSO QUEJAR

Buenos días!!!

Aquí estoy agotadita después de un fin de semana de lo mas movidito, aproveché y me acoplé al viaje que tenía que hacer Javier a El Escorial y así aprovechaba y me iba hasta Madrid a ver y disfrutar de la Petite Fashion Week, que organizaba Charhadas, nunca me coinciden planes apetecibles, pero esta vez me salió redondo, además me permitió conocer a un montón de bloggers a los que no le ponia caras y a otras muchas que tenía muchas ganas de ver de nuevo.
 El éxito fue increíble había tantos padres con sus hijos disfrutando de este evento que yo me quedé alucinada.

Ahi estaba Sandra de Sosunny, esperando por mi, tenía muchisimas ganas de verla, porque aunque solo la ví un momento y de refilón hace un año y medio, desde ese momento supe que era de las mias, no se, de esa gente que desde el principio sabes que vas a congeniar y que es de tu estilo.
 Me llevó de paseo por el evento y me presentó a un montón de gente genial y al grupo de Charhadas.
 Tuvimos nuestro momento fan, ja,ja, parecíamos niñas, bueno yo alguna me las hice para las mias, como con Manuel de Masterchejunior, con la frase de Clara  cuando la vió de " mamá eres morruda"
También con Carlos Jean, de ferrolano a ferrolana, solo soy 6 días mayor que él así que probablemente nuestras madres coincidieron en el hospital, ja,ja
 Y por supuesto con la guapisima Naty Abascal, que además me pareció mucho mas guapa al natural y un encanto de señora.
Visitamos todos los stand, en Nivea nos regalaron una de sus pelotas de plástico, me hizo mucha ilusión porque cuando era pequeña, siempre había alguien que tenía esa pelota en la playa, yo nunca, por eso me encantó venirme a casa con una, ja,ja tonterías.
 Impresionada me quedé con los small bungalow de Rebeca Terron y Macarena Bilbao una autentica pasada, quiero uno para mi ya!!!
todas las fotos son de Sosunny


Y llegó la hora de irse después de comer y pasear otro ratito por allí, me fuí a dar un paseo por Madrid, aunque hizo una tarde horrible, y no pude hacer mucho, llovia y llovia, fuí a caer por Gran Vía, y aquello daba miedo, era un colapso total, parecía una hormigita en medio de elefantes, todos en Primark, en busca de algo, no se el que, pero cuando vi las miles de personas haciendo cola para entrar, decidí que era momento de irme de vuelta a El Escorial, me cogí el tren, aproveché para dar las gracias, y estructurar en mi cabeza todo lo que había visto, la hora de viaje se me pasó volando y llegué a la estación un poco antes de las 9, preparada para irme a cenar; me senté en la parada del autobús sin saber muy bien si habría o no un bus que me llevase hasta el hotel, ya habían pasado 15 minutos y yo ahí seguía esperando sola, no ví ningún taxi, como último recurso en caso de no conseguir el autobús.
  Se acercó una chica, que se puso a hablar y que tenía dudas de si pasaría o no otro autobús, poco a poco entablamos una conversación, mientras esperábamos, me empezó a contar que salía de trabajar, que tenía a los niños solos y que tenía ganas de llegar a casa, que sus niños tenían 12 y 8, como mis niñas, que estaba recién separada, que su ex no le pasaba dinero, y que para poder pagarse un alquiler y poder vivir trabajaba en dos casas, salía de su casa a las 9 de la mañana y no llegaba hasta las 9 de la noche, trabajaba de lunes a sábado. Que no es que le pagasen mucho dinero pero que lo necesitaba para poder comer. Que era afortunada porque sus niños eran muy buenos y responsables, que cuando llegaba de trabajar, la mayoría de los días ya estaban durmiendo, así que el único día que tenía para estar con ellos era el domingo pero que lo disfrutaban un montón.
El autobús seguía sin pasar, así que me dijo que fuésemos a otra parada que pasaba segurisimo, había que andar un poco pero allí me fuí con ella.
Yo no le conté mucho de mi vida, que le iba a decir, que venía de pasármelo pipa, de lo guay que estaba aquello y etc, etc, mas bien la dejé que me contase, por fin llegó el autobús, nos montamos y en apenas 5 minutos ya habíamos llegado a nuestro destino, nos despedimos y ella se fue.
 Mientras llegaba al hotel, me dí cuenta que muchas veces nos quejamos de tantas cosas sin valorar un instante, que aunque a veces nuestros problemas nos desbordan, no tenemos una vida tan mala y somos muy afortunados.
Así que esta semana mi único propósito es no quejarme, ver el lado bueno de todo lo que me pasa y sacar el máximo provecho a todo, porque hay gente que sin duda vive mucho peor.

que os parece?? os apuntáis alguna??
feliz lunes y feliz semana


 También me puedes encontrar en Pinterest,FacebookTwitter Instagram


5 comentarios:

  1. ¡Me encanta que lo hayáis pasado fenomenal, y me encanta tu reflexión final! Nos quejamos de tanto sin motivo! Un besiño.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la reflexión de esta semana Beby. Es tan obvia y la olvidamos tantas veces... esta semana voy a dar gracias por lo que tengo y no voy a protestar.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  3. He disfrutado mucho con tu post, pero se me han caído las lagrimas y todo... y mira que no soy así... pero efectivamente hay que ver el lado positivo, siempre y como filosofía.
    El otro día en mi clase de mindfulness nos pidió pensar en 10 momentos buenos del día, y sí que salen, si! Es buen ejercicio para hacer antes de dormir.
    besos,

    ResponderEliminar
  4. Pues toda la razón, no hay más que ver el telediario para empezar a dar las gracias por todo lo que tenemos, somos muy, muy privilegiadas. Un placer verte, yo también sabía que eras de las mías :-), y alucino con lo bien que han quedado las fotos, la cámara de mi móvil es muy mala... Cuando quieras, repetimos!

    ResponderEliminar
  5. Toda la razón Beby a veces nos quejamos de vicio, me encanta el post bss

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte, espero verte de nuevo!!!