jueves, 5 de marzo de 2015

DESPEDIRSE DE TU AMIGO PELUDO

Buenos días!!!
Pues marzo nos ha traído sin que lo quisiésemos tener que despedirnos de "nuestro amigo fiel", es difícil, poder deciros lo que se siente y lo que hemos pasado.

Fue un capricho de cuando eramos novios, aquellos momentos en los que podía haber pedido lo que quisiese que lo tendría, así que pedí un dálmata y ese fue mi regalo de boda, y la semana que viene hará 14 años!!!
Traviesa, divertida, testaruda, pero sobre todo cariñosa, nuestra amiga y compañera; mientras no tuvimos hijos, ella fue la que nos hizo aprender a ser responsables, a hacernos ver que hay alguien que depende de nosotros, a la que teníamos que alimentar, pasear y con la que jugar.
Tuvo 9 cachorros, a los que pusimos nombre, los pesábamos y les dábamos leche si veíamos que no engordaban, dos meses de autentica locura, pero poco a poco se fueron yendo todos con sus respectivos dueños y de los que nos hicimos amigos.

Después llegó Beba y mis miedos a que se portase bien con el bebé, cuando llegamos a casa, dejamos que la oliese que se acostumbrara a ella y que se hiciese su amiga, y desde entonces, tuvimos la mejor alarma, que nos avisaba si le pasaba algo a la pequeña; si lloraba enseguida venía a buscarte y se subía a nuestra cama, y se quedaba quieta mirando la cuna, vigilandola; por supuesto también hubo algún empujon sin mala intención cuando las peques daban sus primeros pasos. 

Cuando las niñas crecieron se convirtió en una hermana mas; con la que se peleaban, se enfadaban y en la que buscar consuelo cuando no lo encontraban con nosotros.
Podemos decir que era una perra algo "ineducada" nos pasamos 14 años vigilando la comida, porque como te despistases te quedabas sin ella, 14 años sacudiendo toda la ropa, porque siempre estaba llena de pelos de ella, tener cuidado con no dejar la puerta de la cocina abierta por la noche porque sino se venía a nuestra cama, como si fuese una hija mas y si no encontraba cobijo con nosotros, enseguida se iba a la habitación de las niñas.

 Nuestros amigos, la sufrieron en cenas, comidas, viajes, porque siempre estaba en medio y se zampaba cualquier cosa que ellos tenían cerca, aunque se que en el fondo la querían y la tenían cariño.

Si hay una película que describe perfectamente lo que es tener una amiga peluda que no una mascota esa es "una pareja de tres" me siento muy identificada con esa película.

Como dijo Shopenhauer quien no conoce el amor de un perro no conoce realmente el amor incondicional
O como dice Clara; mamá no es una mascota es parte de la familia.
Hasta siempre Clementina!!! Te echaremos de menos!!!
Feliz jueves!!




 También me puedes encontrar en Pinterest,FacebookTwitter Instagram


9 comentarios:

  1. Ohhhh! Lo siento muchísimo! A mi me pasó aún de soltera y qué mal. Lloré como si hubiera perdido a un amigo o a un hermano (de hecho había estado más con el que con mi hermano). Se llamaba Tell era un Teckel de pelo duro y durante un año nos negamos a tener otro perro, pero luego mi hermano y yo decidimos que no podíamos vivir sin él y llego Silver un beagle precioso pero muy muy trasto que ya tiene 14 años. Mucho mucho ánimo a toda la familia!. Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Beby, lo siento muchísimo. Hay algunos perros con los que la conexión es especial, yo tuve una Samoyedo, regalo de novios del #SrBicho que era lo que tu dices, una más de la familia y cuando se van se pasa mal. Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  3. Vaya,cuanto lo siento! Las que hemos tenido un perro como uno más de la familia sabemos lo que se quieren y lo mal que se pasa cuando nos dejan. Yo perdí a mi perrita de 14 años estando embarazada y lo pasé realmente mal ..ahora se me ha quedado la extraña sensación de no querer más perros en casa...pero sé que algún día volveremos a tener otro.Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
  4. Y Shopenhauer tenía razón, esas miradas de absuluta lealtad, ese amor incondicional que dan es incomparable. Lo siento mucho, te costará acostumbrarse a estar sin ella, nosotros todavía echamos de menos a nuestro Woody y ya hace ocho años que se fue.. Un beso muy fuerte!!

    ResponderEliminar
  5. Qué penita, nena.... hasta me he emocionado.... cómo se les quiere, verdad? Y qué buenos son.... mucho mejores que muchas personas! Un beso enorme para toda la familia y en especial para las peques que lo estarán pasando fatal....

    ResponderEliminar
  6. Oh qué pena! nosotros también tenemos un dálmata y en agosto hará doce años, sin duda que es un miembro más de la familia porque no hay seres más leales que los perros.

    ResponderEliminar
  7. Te entiendo perfectamente, mi perrita tenía 15 año cuando se fue y ya han pasado 8 años y hay muchas cosas que me la recuerda.Ella de daba cuenta de los estados de ánimos y pacientemente se que daba a tu lado compartiendo penas o alegrías, tenemos muchas anécdotas y siempre estará en nuestro corazón porque eso fue ella para nosotros, todo corazón pero eso sólo lo comprenden las persona que han convivido con esos seres y han sido uno más de la familia.Ánimo Y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte, espero verte de nuevo!!!