miércoles, 10 de octubre de 2012

POCO CASTIGO Y MUCHO REFUERZO

Buenos días… ya es el tercer miércoles que estoy con vosotras… la verdad es que estoy contenta pero se me hace difícil encontrar temas de qué hablar… si tenéis sugerencias dejar un comentario o escribir a mi hermana, ;-)

Malila el otro día comentaba que le interesaba el tema del castigo… bueno, pues ahí va mi visión de este tema para niños de 0-6 años aproximadamente.

En educación infantil, el tema del refuerzo y el castigo parte de un principio de Psicología conductual que se llama Condicionamiento Operante. No os voy a aburrir con teorías psicológicas ni experimentos con perros o ratones, pero bueno, que sepáis que lo que ahora está tan en boga (gracias, entre otros a supernanny, o el encantador de perros) parte de unas corrientes de Psicología conductual, o de modificación de conducta.

Y en qué consiste….? Bueno, pues resumiendo mucho mucho consiste en que las conductas de los niños, en general y salvo en casos de patologías concretas, responden a refuerzos y castigos. Es decir, si queremos que una conducta se siga produciendo, lo mejor es reforzar esa conducta con un R+ (algo que el niño desee, desde un objeto a un halago a una visita al zoo) o R- (más complejo, es quitar algo que le disgusta al niño…). En el caso de los castigos, lo que hacemos para evitar que una conducta continúe, existen de dos tipos: C+ (estímulo aversivo, desde físico, a reprimendas, a tareas… etc) y el C- o entrenamiento de omisión que consiste en retirar un estímulo positivo para el niño. ( Como la atención, la paga, la cena…. ).

Bueno, pues la teoría psicológica y los experimentos científicos dicen que siempre siempre es mejor educar desde el refuerzo que desde el castigo. De esa manera se consigue potenciar las cualidades o los aspectos en los que destaca el niño, favorece su autoestima y su seguridad y es mucho más eficaz que el castigo, que puede resultar frustrante o incluso en algunos casos traumático.

Otro de las dificultades del castigo es que en general no lo sabemos hacer bien. Y por eso es raro que funcione siempre… Para que consigamos una extinción de una conducta negativa con un castigo, debemos reforzar conductas alternativas, aplicar el castigo inmediatamente después de la conducta, y castigar siempre en los mismos términos cuando se produce la conducta. Y claro… aquí llegan los problemas… no siempre las conductas se dan en las mismas circunstancias, ni en los mismos sitios… no es lo mismo que tu hijo “te monte el pollo” en casa de los abuelos, en el supermercado o en el cine… no? También puede ocurrir que al principio la conducta desaparece, pero luego se da un incremento en su conducta o una recuperación espontánea… y eso nos frustra, nos consume la paciencia y nos desmotiva.

En realidad el Castigo que más se usa en educación en primera infancia, es el negativo, o Entrenamiento de omisión… Lo cierto es que yo no lo veo como un castigo como tal. Un ejemplo que usamos habitualmente es la silla o el rincón de pensar, quitar la atención, a la cama sin cenar, e incluso te quito el chupete. Os comento estos ejemplos…  

-          La silla o rincón de pensar, aunque se utiliza mucho a mí personalmente no me gusta porque supone que “pensar” es un castigo, y veo que en los tiempos en qué vivimos es más que una necesidad. Tenemos que enseñar a nuestros hijos a pensar antes de hacer, a pensar antes de decir… en definitiva a pensar, y debe ser por gusto, no como castigo.

-          Ir a la cama sin cenar, tampoco me gusta… la alimentación (la cena) es una necesidad básica que se debe convertir en hábito. Otra cosa es que le quitemos un postre que les gusta mucho, pero nunca lo sustituyamos por otra cosa, (te quito las natillas, y te doy un vaso de leche) porque entonces estamos quitándole valor al vaso de leche.

-          Uno que yo he utilizado mucho y muy mal…, te quito el chupete… Lo que supone esto es que le estoy yo dando valor al objeto en sí, el chupete. Si el niño ya lo valoraba demasiado para su edad, al usarlo de elemento de negociación, yo le estoy dando el valor que no tiene. Ocurre lo mismo con quitar la tele, la play, el pc…

-          El que me parece muy difícil y es el que particularmente me convence más es quitar la atención. Simplemente, apartar al niño del sitio donde acontecen las cosas. Leía en un libro de Javier Urra “Educar con sentido común” (lo recomiendo como guía básica para padres) que el mayor refuerzo para un niño es la atención de sus padres o sus seres queridos. Muchas veces hacen algo mal conscientemente como reclamo de atención: saben que les reñimos pero luego viene el perdón y el beso o el abrazo… o mientras les riñamos a ellos, no atendemos al hermano, al libro, a la cocina, a la pareja… Por eso creo que quitar la atención suele ser efectivo, pero claro, hay que tener mucha sangre fría para obviarlos mientras se dejan la garganta, mientras patalean, mientras tiran cosas al suelo… no es tan fácil, en absoluto.

Como conclusión, deciros, que educar desde lo positivo puede parecer demasiado paternalista o protector, pero no lo veáis así. Educar desde lo positivo, desde el refuerzo, no significa no poner normas, no establecer límites, significa potenciar sus cualidades, las cosas que hacen bien, los aspectos positivos de su comportamiento, para que eso les de autoconfianza y seguridad y de esa manera padecer menos rabietas, frustraciones y malos comportamientos.

Rosa

8 comentarios:

  1. Hoy voy a comentar yo!! me encanta el post de hoy, me hace gracia porque en la reunion del cole tambien nos hicieron mención al refuerzo positivo, y nos pusieron la viñeta de de Felipe dando la leccion.
    Me alegro que vengas por aquí todos los miercoles, me encanta!!
    besos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantando el post de hoy. Muy útil todo lo que dices y muy cierto!

    xoxo
    B* a la Moda

    ResponderEliminar
  3. Jo..hice un comentario y se me borró...
    bueno, el caso es que el post me parece interesante. Creo que el refuerzo positivo está de moda, pero creo que es complicado hacerlo bien y que no se te terminen subiendo a las barbas no?.Cierta dosis de castigo me parece fundamental.
    Una sugenrencia: cómo manejar la llegada de un nuevo hermanito al hogar??

    ResponderEliminar
  4. Os recomiendo un par de libros:
    "Amar sin miedo a malcriar" de Yolanda González y "Ni rabietas, ni conflictos" de Rosa Jové.
    Un saludo, Cristina.

    ResponderEliminar
  5. Tienes una cosita en mi blog
    Besos.María

    ResponderEliminar
  6. Tendría muchas cosas que decir en este tema, aunque me quedo con dos. El refuerzo positivo simepre es lo mejor para educar, sin duda, pero un "no" a tiempo y en su justa medida también educa, sobre todo un no firme. Los niños necesitan saber qué queremos y esperamos que hagan y que no. Creo que hoy en día hay mucho miedo a la frustración y esta también es necesaria algunas veces.
    Respecto al tema de pensar si algo se hace o no es necesario. Quizá se trata de poner al niño a pensar ayudándole, guiandole, sacándole de la situación de conflicto y darle la oportunidad de observar otra forma de hacer más correcta, ver que hay conductas alternativas que son mejor valoradas por los adultos y eso es pensar.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todas por los comentarios!

    Cristina, tomo nota de los libros!

    También del tema de la llegada de un hermanito/a

    Concha, totalmente de acuerdo respecto a lo del No! y a las frustraciones... Pero aún así, el No, yo creo que hay que usarlo con cuidado porque si se abusa de él pierde su efecto... Es decir, que si se les dice mucho están tan acostumbrados a que se diga No a todo que luego ya lo ignoran.

    Respecto a la silla de pensar, entiendo lo que dices, pero sigo sin compartir el planteamiento... Yo prefiero la ausencia de atención como método... En realidad es muy parecido... pero bueno, ya se sabe, cada maestrillo...

    Besos a todas!

    ResponderEliminar
  8. Hola Rosa,

    Me encanta tu sección y tus tres últimos hilos hablan del único gran problema que tengo. 2 niñas que una come fenomenal y otra fatal, me desespera, no sé qué hacer con ella y no quiero que identifique el castigo con librarse de comer. Ya ves, comparaciones, no mentir y castigo... un poco de todo. Cuando en el cole le apuntan en la libreta que come normal o regular, ya me imagino yo lo que es... Estoy desesperada. Por favor, escribe sobre el tema. Gracias

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte, espero verte de nuevo!!!